Coherencia

Coherencia

Predicar con el ejemplo

Hace un par de semanas compartimos nuestra opinión en torno a ser claros con la propuesta de valor de una marca. Es decir, que la marca exprese con absoluta claridad lo que ofrece – para quién es, por qué es relevante y cómo atiende a las necesidades de sus clientes.

En esta ocasión, hablaremos de coherencia, ya que el salto realmente grande suele ser cuando a la marca le toca cumplir lo que ofrece. Ya no es tema de “qués”, sino de “cómos” y éstos suelen definirse como los valores de la marca. Los valores de marca sirven para definir comportamientos y fungen como base para calificar iniciativas y realizar actividades. En la manera en que la marca relate y viva sus valores, más creíble será frente a su consumidor. Hoy más que nunca las marcas están siendo juzgadas no solamente por la calidad de producto y el precio al que se venden, sino también por la manera en que se comportan y cumplen su promesa.

Un gran ejemplo para ilustrar el tema de coherencia en la marca se tiene en la compañía de calzado TOMS. En poco tiempo, esta compañía ha creado una de las marcas más reconocidas a nivel mundial con base en su propuesta de valor: One for one, es decir, uno por uno. Ellos tienen una misión sumamente clara: Nuestro negocio es ayudar a mejorar vidas. Con cada producto TOMS que compres, nos comprometemos a ayudar a alguien que necesita ayuda. One for One.

TOMS predica con el ejemplo. Son indiscutiblemente coherentes en su comportamiento y resulta que hacer el bien también es buen negocio. Según su página en internet, desde el 2006 TOMS ha donado más de 35 millones de pares de alpargatas en 60 países.  Por cierto, en promedio, un par de TOMS cuesta $65 dólares. Si haces las cuentas,  es evidente que ser coherente en tus acciones y comportamientos es buen negocio.

Tags:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.